Talento valenciano en el exilio

“Todo lo que hicimos para gestionar las migraciones ya no nos sirve, estos jóvenes que están en París, Londres, Edimburgo, son nuestros hijos y nuestras hijas”. Así se lamenta el padre de Gloria, una de las jóvenes altamente cualificadas que protagoniza el documental de Iciar Bollaín, En tierra extraña.

La cineasta madrileña estrenó el 9 de noviembre de 2014, en La Rambleta de Valencia su documental, que fue presentado por la co-productora de Turanga Films, Lina Badenes, y por el sociólogo Joaquín García (Universidad de Valencia).

El documental refleja la apatía de los jóvenes con carreras de Ingenierías, Técnicas, Bellas Artes, etc., que han tenido que emigrar, esta vez a Edimburgo. Obligados a vivir en otro país porque como dice la joven protagonista ”ya somos muchas generaciones las que nos tenemos que ir, si yo tuviese trabajo en España no estaría aquí. No somos jóvenes aventureros ni nada, somos emigrantes. Eso sí, si haces un buen trabajo aquí, te lo valoran, te lo pagan y puedes prosperar, y así vamos, poco a poco, como dicen ellos, step by step, comenta.
En otra escena del documental, en un escenario del llamado Teatro del Barrio, en Madrid, un actor declama en uno de los actos de la obra: “Yo era un tío que ganaba dinero haciendo películas, era el más grande yo hacía películas taquilleras, yo era un tío que socialmente estaba ahí, ahora por decirlo de alguna manera veo claras las posibilidades que tenemos de quedarnos fuera, y tengo miedo”, dice, actuando, pero reflejando la realidad de los artistas.

Un joven director de Xàvia exiliado

Rubén Hornillo Rodríguez, 29 años, nacido en Xàvia, licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Politécnica de Gandía, ofrece su creatividad a una ciudad que no es la suya, porque la suya no le ofrece futuro.“Siempre he querido ser un creativo. De pequeño quería ser dibujante de cómics, más adelante en mi adolescencia lo intenté con la música, al formar un grupo de rap. La música fue lo que propició que dejara mi carrera de Física y me cambiara a Comunicación Audiovisual en la UPV, donde descubrí mi auténtica pasión: el audiovisual”. Estas son palabras que incluye en sus perfiles, esos que revela en el currículum.

Afincado en Los Ángeles desde 2010 cuando se fue para cursar un máster de producción enla prestigiosa American Film Institute, Rubén descarta volver a una ciudad que no le ofrece un futuro para lo que se ha formado, como tantos miles de jóvenes más. “No vuelvo. Ya me fui de Xávia a Gandía y de allí a Turquía y más tarde aCorea del Sur. Ahora vivo en la “meca” del cine y es duro, pero mis proyectos están aquí, porque en mi tierra no tengo futuro como cineasta”.

Autor del documental Españoles en el exilio, donde refleja los problemas de una sociedad que tiene un mercado laboral que no puede absorber a personas altamente cualificadas y que tienen que emigrar, tuvo que buscar ayuda en una plataforma de mecenazgo para, a través de donaciones de personas anónimas, alcanzar los 33.000 euros en los que estaba presupuestado. Rubén también produjo el largometraje Esclavo de Dios, una co-producción Venezuela-Argentina-Uruguay rodada en EE.UU.

descargaCartel promocional del documental del cineasta valenciano Rubén Hornillo

En estos momentos está terminando un per-montaje de Españoles en el Exilio para intentar conseguir más financiación para rodar unas cuantas entrevistas más. “Eso me tiene bastante ocupado, estuve escribiendo un piloto para una serie de TV con unos guionistas americanos que estuvo a punto de ser comprado. Al final no pasó nada con ello y por ahora no parece que vaya a ser adquirido por alguna otra productora o estudio. Por otra parte estoy escribiendo otro guión, que se llama The Community y es una comedia romántica (pero más bien para tíos) que se centra en la escena de especialistas de la seducción (ellos se llaman a sí mismos “La Comunidad” y como esas técnicas se pueden utilizar para acabar cada noche con una mujer distinta o (sorpresa) para seducir al amor de tu vida. También tengo un concepto, “American Samurai”, que estoy desarrollando visualmente con un estudio de ilustración de Barcelona, Bit Studio. En un principio era una serie de TV, pero vamos a lanzarlo como cómic primero (seguramente auto-editado para kindles y tabletas)”.

Hornillo es productor independiente que trabaja sin descanso en nuevos planes. ”Como productor tengo el proyecto Appearances, escrito por Frederic Richter y dirigido por Joel Novoa (con quién ya produje Esclavo de Dios, que se estrenó en España en el Festival de Huelva del año pasado en sección oficial). Ahora mismo el guión es finalista en el prestigioso Sundance Writers Lab, que es un taller de escritura organizado por el conocido festival. En Diciembre nos dirán si finalmente nos aceptan el guión”.
Rubén Hornillo Rodríguez es solo un ejemplo de los muchos jóvenes realizadores, directores, actores y guionistas que han tenido que salir de Valencia para poder triunfar en otros lugares. No es que la Comunidad Valenciana deje de lado su típica sociedad creativa porque como afirma Hornillo “en Valencia hay nivel, hay 3-5 realizadores jóvenes que están dando mucha guerra con sus cortos o incluso largos. Entre ellos están Nacho Ruipérez, Javier Polo (y su hermano Guillermo que está aquí en LA también), Claudia Pinto, etc. La webserie valenciana, Sin Vida Propia, está teniendo mucho éxito en festivales de todo el mundo.

Tiene mucho mérito lo que consiguen hacer con el panorama que hay, la escasez de fuentes de financiación y los maltrechos bolsillos que dificultan la autofinanciación (que siempre se ha utilizado de una manera u otra en el mundo del cortometraje). Aun así, yo veo poco futuro en la Comunidad Valenciana y en España para producir cine, sino eres parte de las 5-10 productoras que se llevan las cada vez más escasas subvenciones es imposible empezar.

Las TV’s cada vez compran menos y pagan peor. En EEUU, servicios de streaming como Netflix, Amazon, Hulu, han revitalizado la industria, dando una ventana más de distribución, pero en España, por un montón de razones, esas empresas no han podido ofrecer servicios de streaming ni las que se han desarrollado como Wuaki o Yomvi van a comprar ni producir contenidos independientes, y me parece que su penetración en el mercado es mínima. Básicamente, en España no hay manera de monetizar el cine o la tv más allá de la taquilla (casi imposible con un IVA al 21%) o la emisión por TV (donde en un contexto de crisis, cada vez pagan menos)”.
Hornillo es un joven talento que salió de la Universidad Politécnica de Gandía. Sus conocimientos sobre medios audiovisuales le categorizan tanto a como cualquier cineasta. Prueba de ellos son las entrevistas que le han hecho a nivel nacional como la que le realizó la periodista Ana Pastor para su programa El Objetivo el 27 de octubre de 2013, para hablar de la emigración forzosa de los jóvenes al extranjero, debido al fenómeno migratorio actual que no es indiferente en los medios de comunicación.

La cultura española vuelve a exiliarse
Cerca de 700000 españoles han emigrado desde el inicio de la crisis, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Solo en el año 2013, 1715 jóvenes emigraron de la Comunidad Valenciana al extranjero. Algunos han cruzado el charco, como Rubén. Pero no es una situación a la que los españoles no estén acostumbrados.
Al acabar la Guerra Civil Española, ya se hablaba de una “mutilación cultural” que arrancó de España a un nutrido colectivo de intelectuales, probablemente los más destacados y prestigiosos: catedráticos, escritores, historiadores, artistas, científicos, juristas, periodistas, directores de cine, ingenieros, militares…Fue una ruptura de largas consecuencias para la vida cultural española que quedó fuertemente empobrecida durante varias décadas. El éxodo provocado por la Guerra Civil ha sido el más importante de la histimagen121039goria de España no sólo por sus dimensiones y por sus trágicas circunstancias, también por privar de intelectuales y emblemas de la cultura, algo que dejó al país excluido de los hombres que habían pertenecido a la República y que dotó a España de grandes avances culturales en el primer tercio del siglo.

Retrato de la diáspora tras la Guerra Civil Foto: Manuel García (Historiador)

Pero, ¿volverá a dejar España salir a sus jóvenes creativos? Dice el periodista Felix Santos (1937) autor de numerosos libros y artículos sobre migraciones, en una de sus obras, Exiliados y emigrados (1939-1999), que el número total de refugiados españoles que llegaron a México se aproximó a los 20.000. “La gente escapaba a Latinoamérica debido al conocimiento del idioma, principalmente. Eran gente profesionalmente muy cualificada. Allí llegó una parte muy importante de la intelectualidad española que en el primer tercio del siglo había situado a España en un nivel científico, artístico y literario muy elevado: catedráticos universitarios, científicos, escritores, arquitectos, ingenieros, directores de cine, actores y actrices, periodistas, médicos, juristas, historiadores, pedagogos, militares, músicos, traductores, editores…”
También llegaron refugiados españoles a Cuba, Santo Domingo, Colombia, Venezuela y otros países iberoamericanos. Y en la URSS, en 1941 había 4.221 españoles residiendo. Puntualiza Santos que el espectacular éxodo de una parte muy significativa de la intelectualidad española supuso una dolorosa mutilación de la que España ha tardado mucho en recuperarse.

Crisis actual
La emigración de jóvenes altamente cualificados es ahora una realidad, aunque la diferencia con la postguerra es abismal, el nuevo fenómeno no ha de resultar indiferente. Hay que hacer algo para conservar a los ciudadanos más preparados. La esperanza de vida será de 90 años en 2060 (INE) y si se continúa con el éxodo juvenil, las consecuencias para la sostenibilidad económica del país serán preocupantes.
Por otro lado, los creativos y los profesionales del cine han de buscar nuevas esferas donde sus productos audiovisuales tengan más salida. La búsqueda de financiación y de nuevos mercados, además de un sueldo del qué vivir, ha sido siempre una constante pero que ahora ha cambiado de registro. Los que se van son los mejores, los más preparados y dejarán un hueco en su país de origen.
En Valencia, debido a la actual crisis del sistema financiero que no ofrece créditos, no hay lugar para nuevos talentos y apenas hay distribución de productos autóctonos. El aumento del IVA a un 21% tampoco ayuda a la exhibición, porque las pocas salas de cine que quedan en Valencia han perdido espectadores. Malos tiempos para el talento joven valenciano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s