El crepúsculo de los dioses

“Todos los días miro los obituarios de los periódicos y me fijo, sobre todo, en la edad de muerto. La mayoría es más joven que yo. Me asusto y pienso: a lo mejor se han olvidado de mi”.

imagesEsta frase es de Billy Wilder (1906-2002) director, guionista y cronista de Hollywood. Escritor de más de 60 guiones y director de 26 películas entre las que se encuentran joyas como El apartamento, Irma la dulce, Perdición, Con faldas y a lo loco, Primera plana y muchas otras más. Billy Wilder contaba con un talento que manifestó a lo largo de toda su vida.

Cuando todavía demostraba encontrarse en plenas facultades mentales, dejó de hacer películas, ya que su aseguradora decidió que era demasiado mayor para seguir pagando el seguro correspondiente al riesgo que suponía tener una edad avanzada. Él entonces se dedicó a seguir enriqueciéndose culturalmente y compró obras de arte de Picasso, Matisee, Balthus, etc., que luego vendió  en 1989 a la sala de subastas Christie`s cuando comenzó la crisis del arte. Logró recaudar más de 32 millones de dólares. Su gran talento seguía su curso, pese a su edad. Wilder murió a los 95 años una  neumonía en su casa de Bervely Hills.

La muerte no escoge a las personas según su talento o edad. Billy Wilder se asombraba de que él siguiera vivo cuando veía en las esquelas cómo otros más jóvenes iban desapareciendo. El tránsito a la otra vida no entiende de juicios ni edades.  En otros días la noticia de la muerte del actor Paul Walker, de tan solo 40 años, estrellado contra un árbol con su Porche en una carretera de California, ha comocionó a todos sus fans. Joven, guapo y con gran carisma, rodaba en estos momentos la séptima parte de una saga de films de acción, Fast and Furious , cuyo principal argumento son las carreras de coches de lujo conducidos por hombres de grandes bíceps y mujeres siempre rápidas y furiosas, y con una banda sonora no apta para oídos delicados. Paul Walker había rodado diez películas que pasaron sin pena ni gloria antes de dedicarse a esta saga.

descargaPuede ser que para muchas personas esta sea una muerte más, como otras tantas que ocurren a diario, pero no olvidemos que los personajes célebres expanden una gran notoriedad para bien o para mal, en este caso, la noticia de su muerte. La ventaja para los que mueren jóvenes (si hay alguna ventaja en morir) y se dedican al celuloide, es que nunca envejecerán, serán eternamente bellos. Otros ya pasaron por ello, James Dean o  Marilyn Monroe, por citar algunos.

 Billy Wilder quizá no dejó un bonito cadáver como ellos, pero fue para todos los amantes del cine un icono de sabiduría y talento, aunque él pensara cuando veía los obituarios, que la muerte se había olvidado de él. Nosotros nunca lo haremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s