Había una vez un circo.

Emilio Aragón,“Miliki”, ha muerto en la madrugada del 18 de noviembre.Tenía 83 años.

Emilio Aragón en una imagen reciente. Fuente:blog de cine

Nos ha dejado uno de “los payasos de la tele”. De esa tele en blanco y negro, la tele de mi infancia y la de mi generación. Cuando parece imposible que no existiese el zapping  y los mandos a distancia. Cuando podías volver del cole, sentarte en una sillita de enea junto con tu hermano, comerte un bocadillo de mantequilla de tres colores (o “tulicrem”, en el mejor de los casos) y esperar que comenzaran los payasos de la tele, Gaby, Fofó, Miliki y  Fofito.

Tus ojos se iluminaban cuando aparecían y te preguntaban eso de “cómo están ustedeeeees?”, e inmediatamente contestabas a grito pelado con esa ingenuidad característica de tus 7 años: ¡bieeeeeeen!.  Ahí es cuando comenzaba tu viaje a la diversión, tus risas con  caídas tontas de payasos que no necesitaban pintura en la cara para hacerte soñar, les bastaba una redonda y roja nariz.

Pero lo mejor, lo mejor de todo era cuando aparecía Miliki con su acordeón y  los payasos comenzaban a cantar. Era puro arte, canciones infantiles, más o menos acertadas en sus letras, pero tan pegadizas que aún hoy las pueden escuchar los más pequeños y cantarlas como si se hubiesen compuesto ayer. La gallina turuleta, Susanita tiene un ratón, El auto de papá, etc, etc. Canciones inolvidables.

Entonces era mejor quedarse al cuidado de los payasos de la tele, mientras las madres que trabajaban en casa cosían o hacían sus tareas, madres que no eran mejores que las de ahora, pero que confiaban en la tele de las 5 de la tarde. Emisiones en blanco y negro, dos únicos canales y nada de pluralidad, pero a los niños de entonces no nos importaba eso. Solamente con escuchar la melodía “había una vez un circo“, que indicaba que el espectáculo comenzaba, mi hermano y yo corríamos delante de la tele para sentarnos en nuestras sillitas y cantar desgañitados las canciones de los payasos.

El gran Miliki se fue. El payaso del acordeón, el más ingenuo, el más bonachón, el que siempre se caía. Nos deja el legado de su hijo Emilio, Milikito, aunque nadie  recuerde ya que fue payaso, pero sí, los de mi generación nos acordamos cuando hizo su primer papel de payaso mudo acompañando a su padre Miliki. Inolvidable.

Las nuevas generaciones no saben lo que se han perdido, estamos de acuerdo en que estos son tiempos mejores (empiezo a no creerlo), pero lo que es indudable es que todos los que vivimos tardes con Miliki y sus hermanos, llevamos algo en nuestros corazones que nos hace sentir pertenecientes a la misma tribu. La que sabe entonar en una cantinela inimitable una pregunta tan común como  esta: “¿cómo están ustedes”?

Gracias, payaso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Carmen Sánchez Giménez

Fuentes:http://www.20minutos.es/galeria/9047/0/0/miliki/payasos-tele/fallece

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s